Fascitis Plantar

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar o conjunto de fibras de colágeno que unen el talón con los dedos de los pies. La fascia plantar sirve para amortiguar el peso del cuerpo cuando caminamos, da forma al arco plantar y sirve de inserción para otros músculos que se originan en ella.

Debido a un mal calzado (con poca amortiguación o demasido duros), calzado de verano (chanclas o sandalias), sobrepeso, posturas estáticas de pie, traumatismos, gestos repetitivos o largas caminatas, se puede producir la inflamación de este tejido y dar un dolor que habitualmente se localiza debajo del talón y puede subir por la parte interna.

A veces se puede notar al tacto una protuberancia en el talón que coincide con la zona dolorosa y de mayor contacto con el suelo e incluso puede crecer un pequeño espolón o crecimiento óseo en forma de pico que será evidente con una radiografía.

Se recomiendan entre 10-15 sesiones de fisioterapia aunque normalmente con 5 sesiones ya habrá disminuido bastante el dolor. Es muy importante eliminar el factor que produjo la fascitis, que en la mayoría de los casos suele ser por un zapato muy duro ya que esto puede alargar la situación dolorosa. También existen taloneras de silicona o plantillas que pueden ayudar mucho como complemento al tratamiento, además de la aplicación de hielo en la zona.